Blogia
El Principito

La suerte del campeón

La suerte del campeón Alonso logra su cuarta victoria de la temporada en la última vuelta gracias a un espectacular accidente de Kimi Raikkonen

Fernando Alonso logró la victoria en el Gran Premio de Europa con una elevada dosis de suerte. Así lo certifica lo ocurrido en la primera vuelta, en la que el piloto asturiano salió ileso de la montonera creada por Ralf Schumacher, y en la última, en la que Raikkonen se salió de la pista por culpa del mal estado de su neumático delantero derecho. De este modo, el piloto finlandés dejó en bandeja la victoria a su máximo rival, Fernando Alonso, cuando ya acariciaba el triunfo.

El Gran Premio de Europa tuvo un comienzo accidentado. La primera salida tuvo que ser abortada al quedarse parado el R25 de Fisichella. La segunda tuvo como protagonista al pequeño de los Schumacher, quien provocó una espectacular montonera de la que Alonso salió, milagrosamente, sin daños y que sirvió para que Raikkonen pusiera tierra de por medio con sus perseguidores.

En las primeras vueltas, los dos grandes protagonistas del Mundial contaron con la presencia de Nick Heidfeld, que a los mandos de su Williams y casi sin carga de combustible marcó unos grandes registros y David Coulthard, que fue de más a menos durante la carrera.

Las estrategias de equipo volvieron a ser determinantes. McLaren y Renault fueron a dos paradas y Williams repitió la estrategia de Mónaco y realizó tres reportajes. Tras el primero de ellos, el piloto finlandés arrebató la primera posición a Heidfield pero cometió algunos errores que a la larga le costarían muy caros.

Tampoco Fernando Alonso realizó una carrera perfecta en esta ocasión. Condujo al límite para recuperar a Raikkonen la desventaja y retrasar al máximo la entrada en “boxes”, lo que le llevó a salirse de la pista en una ocasión.

Las últimas vueltas resultaron agónicas. Los diez segundos que separaban a Raikkonen de Alonso parecían suficientes pero entonces el McLaren empezó a perder prestaciones. El mal estado del neumático delantero derecho, terriblemente deteriorado, tenía la culpa. Alonso aprovechó los problemas de su rival para irse a por él y recortarle, vuelta a vuelta, los segundos que los separaban hasta situarse a poco más de un segundo.

En la última vuelta, la suspensión delantera del McLaren cedió definitivamente provocando una espectacular salida de pista de Raikkonen que pudo tener trágicas consecuencias. El accidente dejaba al piloto asturiano su cuarta victoria en bandeja.

Tras el piloto de Renault cruzó la meta Heidfield y Barrichelo. Su compañero de escudería, Michael Schumacher concluyó en una decepcionante quinta posición ante su público.

Tras la victoria en el Gran Premio de Europa, Alonso aventaja en la clasificación del Mundial de Fórmula 1 en 32 puntos a su inmediato perseguidor, Kimi Raikkonen. Renault está de enhorabuena porque, además, lidera el mundial de constructores
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres