Blogia
El Principito

"Viva la Escuela Moderna"

"Viva la Escuela Moderna"

 Frances Ferrer i Guàrdia , librepensador y pedagogo, fue el instaurador de la enseñanza democrática en España

La injusta muerte de Francesc Ferrer i Guàrdia (Alella 1859-Barcelona 1909), político y pedagogo, el 13 de octubre de 1909 supone uno de los más trágicos símbolos de libertad de conciencia de la Historia reciente de España. La fotografía realizada por Alexandre Merletti  i Cuagliaen (Torino 1860- Barcelona 1943), en secreto y sin flash, recoge un instante del proceso militar que condenó a muerte a Ferrer i Guardia . Merletti fue uno de los integrantes de la primera generación de fotoperiodistas que ilustraron los semanarios de principios del siglo XX.  La Semana Trágica hizo que Merletti se decantara  por el fotoperiodismo, labor que desempeñó en Barcelona hasta su muerte. El fotógrafo italiano trabajó, entre otros, para La Hormiga de Oro, La Vanguardia o Blanco y Negro.

 
Ferrer i Guàrdia se crió en una familia rural, católica y monárquica pero a los trece años su padre le envió a trabajar a Barcelona, hecho que supuso un giro radical en su mentalidad. En la capital catalana abrazó los ideales republicanos y el anticlericalismo. Este cambio acabó de forjarse tras su entrada en la compañía de ferrocarriles como revisor. Esto le permitió ejercer de mensajero del líder republicano Ruíz Zorrila, exiliado en Francia.
 

En aquella época, Ferrer i Guàrdia era partidario de revoluciones sociales y políticas pero entendió que éstas no podían llevarse a cabo en una sociedad donde el analfabetismo rondaba la mitad de la población. Ferrer llegó a la conclusión que la educación era el pilar sobre el que cimentar una sociedad más justa y equilibrada. Gracias a la herencia de una alumna pudo inaugurar, en 1901, la Escuela Moderna. Se trataba de una escuela laica donde se impartía un nuevo modelo pedagógico en el que no habían premios ni castigos sino que se basaba en la autodisciplina de los alumnos. La principal innovación de la Escuela Moderna era la aplicación de una pedagogía democrática, racionalista y humanitaria.

 

La Escuela crecía y en 1906 ya contaba con 36 escuelas relacionadas y más de mil alumnos pero ese mismo año un acontecimiento marcaría trágicamente el futuro de Ferrer i Guardia: un antiguo miembro de la Escuela atentó contra el monarca Alfonso XIII. Ferrer i Guàrdia fue acusado de complicidad y la Escuela fue cerrada. Tras su liberación por falta de pruebas se vio obligado a marcharse a Francia al no poder reabrir la Escuela. Allí fundó la Liga Internacional para la Educación Racional de la Infancia.

 

Mientras tanto, en España el clima político era muy tenso. En 1909, se inició la guerra contra Marruecos que suscitó un gran rechazo en el pueblo. El clima hostil desencadenó en Barcelona los hechos conocidos como la Semana Trágica con  importantes disturbios y enfrentamientos. Ferrer i Guàrdia fue detenido a fínales de agosto, acusado de autor e instigador de la insurrección. El pedagogo tenía en contra a la monarquía, la Iglesia y el gobierno El 9 de octubre se constituyó el consejo de guerra que le condenó a muerte. La pena acabó ejecutándose el 13 de octubre en el castillo de Montjuïc pese a las manifestaciones de protesta que se organizaron en toda Europa. Cuenta la leyenda que, ante el pelotón de fusilamiento, Ferrer gritó : “Soy inocente. ¡Viva la Escuela Moderna!”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres