Blogia
El Principito

NO a la violencia sexista

NO a la violencia sexista Violencia sexista y no "de genero", "doméstica" o cualquier otro eufemismo enmascarador. Hoy es el día contra la violencia de género en nuestro país. Al margen de los emotivos gestos que han tenido lugar en diferentes puntos de España, su utilidad es nula. El Instituto de la Mujer ha sacado a la luz cifras alarmantes y ha puesto en marcha una campaña de concienciación. Resulta increible como una vez tras otra, este organismo se equivoca de estrategia enfocando el problema como una lucha de géneros y no como una lucha contra los maltratadores. Sus campañas suelen son un alegato feminista alejado de su función última: unir a todos contra los maltratadores.

Los malos tratos tienen difícil solución porque su semilla radica en un instinto primario del ser humano: logra a través de la violencia aquello que no se puede conseguir por otros medios. Esto es obviado en todos los "proyectos" que distinatas asociaciones y el poder legislativo de nuestro país ponen en marcha. Equivocan el punto de partida apelando a razones culturales y educativas y, por ello, no logran alcanzar resultados.

Por último, me ha llamado la atención un frío dato estadístico: en el 29,5 % de los casos de violencia sexista en nuestro país están implicados inmigrantes. En una población en la que los inmigrantes suponen solo un 6%, ese casi 30% debería hacernos reflexionar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

El Principito -

Efectivamente, ese sentimiento de posesión que denota, en el fondo, una profunda inseguridad jamás debería verterse sobre las personas y, reconociendo, que este tipo de violencia no responde a condicionantes de casi ningún tipo me reconocerás, querida Indómita, que la estadística incita a la reflexión...no?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Indòmita -

La violencia "sexista", "doméstica","conyugal", o como se le quiera llamar, no entiende de etnias ni clases sociales. Es espantoso como las personas podemos llegar hasta estos límites. El sentimiento de posesión , de propiedad debería ser (en un mundo materialista como en el que vivimos), en todo caso, sobre las cosas, nunca de unos sobre otros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres